El tribula adolece de pruebas

En el último número de Diagonal (p. 43) podíamos leer bajo un titular que tampoco es precisamente un ejemplo magistral de redacción periódista (“Condenar, a pesar de la no tenencia de pruebas”: ¿a qué viene esa coma? ¿Por qué “la no tenencia” en lugar de “la ausencia”, “la carencia” o simplemente “no tener”),una frase que muestra el preocupante avance de la confusión entre adolecer y carecer:

En uno de los párrafos, el propio tribunal reconoce adolecer de cualquier prueba acusatoria.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Mazagatismos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s