Qué interrogante…

Según nos dice la Cadena Ser, en una cárcel de Bagdad se han practicado torturas.

No me queda más remedio que creerlo a la vista de la tortura, en este caso verbal, que ha practicado o, mejor dicho, perpetrado, el que leyó el teletipo y lo tradujo como Dios le dio a entender (mal).

El DRAE define claramente la interrogación como

1. f. pregunta.
2. f. Signo ortográfico (¿?) que se pone al principio y fin de la palabra o cláusula con que se pregunta.
3. f. Ret. Figura que consiste en interrogar, no para manifestar duda o pedir respuesta, sino para expresar indirectamente la afirmación, o dar más vigor y eficacia a lo que se dice.

y el interrogatorio como

1. m. Serie de preguntas, comúnmente formuladas por escrito.
2. m. Papel o documento que las contiene.
3. m. Acto de dirigirlas a quien las ha de contestar.

Vamos, que son cosas suficientemente distintas como para no ser en absoluto intercambiables.

Es más que probable que, traduttore tradittore, ese matiz se le escapase a quien trasvasó el término inglés “interrogation” (que puede traducirse bien por interrogación o por interrogatorio) y alumbró esta bonita frase:

Todos los prisioneros que fueron entrevistados describen los mismos métodos de tortura empleados durante las interrogaciones

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Otras patadas, Traduttore traditore

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s