Archivo de la etiqueta: inglés

Maestro… ¿de qué?

Este es el nivel de traductores que se dedican en este país a traducir las películas. Hace falta ser aficionado para traducir “Yes, master” por “Sí, maestro” en lugar del correcto y —debería ser— obvio “Sí, amo… pero no precisamente aficionado a las películas de terror a las que parodia —al tiempo que homenajea— la película de animación Igor. Lo extraño es que Santiago Segura (quien pone la voz al protagonista en la versión doblada), que es un buen conocedor del género, se prestase a colaborar con tal aberrante versión en castellano.

En fin, que el listo o lista que tradujo “master” por “maestro” debe ter todo un máster en traducción y filología inglesa. Ya me explicará qué carajo les enseñan los científicos de la película a sus siervos para que les llamen maestros.

…No quiero ni pensar qué otras meteduras de pata contiene la versión en castellano de la película :-/

Compárese con el doblaje mexicano, donde se traduce correctamente:

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Traduttore traditore

Caos total!

Imagen

Ayer tuve ocasión de escucharle a una señora de cerca de 70 años una divertida expresión, casi diría muy creativa: según la señora algo la había dejado “caos total”. Lógicamente quería decir “K.O.”, pero supongo que su repertorio léxico no incluía esas peculiares siglas inglesas y lo sustituyó por lo más próximo, generando una nueva y simpática expresión: “dejar/quedarse uno/a caos”. En lugar del original y pugilístico knocked out, ahora podemos imaginar un estado caótico mental u orgánico en el individuo, que no sé yo si no será hasta peor que estar noqueado 🙂

2 comentarios

Archivado bajo Mazagatismos

La chorrada de las marcas en inglés inventado

Desde hace años vengo observando ridículas marcas y nombres comerciales que no están en castellano ni en la lingua franca que ostenta en esta época que nos tocó vivir el mayor prestigio en el mundo de los negocios, el inglés, sino más bien en una especie de inglés inventado. Infusiones Infu-Digest, almohadas o colchones Visco-Descans, y más ejemplos que ahora no retengo a mano, muestran un ridículo sistema a base de quitar el final de las palabras y dejar a ser posible dos consonantes juntas al final para que suene más a inglés, aunque resulten ridículas para cualquier angloparlante (digest, p.ej., significa algo así como resumen, recopilación) o directamente incomprensibles. Pero, obviamente, no es el público inglés ni internacional al que se dirigen con semejantes chorradas de nombres, sino al español, al que claramente le debe parecer mejor un producto cuyo nombre suene o se parezca remotamente a un idioma al que asociamos prestigio, como es el inglés. Muy lamentable lo que revela de las empresas locales pero también del público consumidor en general, que debería partirse de risa ante estos engendros en lugar de comprarlos, que es lo que parece hacer, dado el relativo triunfo y extensión de este tipo de marcas. Seguro que los lectores pueden añadir otras que conozcan para mayor escarnio de vendedores y compradores.

3 comentarios

Archivado bajo Colonización lingüística